Páginas vistas en total

sábado, 7 de febrero de 2009

Buen momento para asociarse con otros profesionales inmobiliarios


Para un momento como el que estamos, que no se venden viviendas y que los créditos hipotecarios están en recesión y con muchas condiciones, se puede optar por dos soluciones:

a- Retirarse: recortar costos y gastos, o cerrar el negocio.
b- Dar un paso al frente: mejorar el servicio y la atención al potencial cliente, investigar, cambiar,

innovar, invertir, compartir, formarse, especializarse, diferenciarse, asociarse.

Pero porque nos retiramos y no damos la batalla e aquí unos ejemplos….
- no formamos constantemente y nos preparamos para los cambios.
- echarle la culpa a la situación, a los políticos y administraciones,
- captar cualquier propiedad para tener más producto que vender,
- no hacer publicidad para gastar menos,
- pensar que todo está inventado.

En cambio, afrontar la situación, plantarle cara y conseguir superar el bache es cuestión de realizar acciones como:

- Mejorar y ampliar el servicio: conseguir un servicio integral al cliente se basa en ofrecer algo más que preparar visitas a las propiedades: tramitar toda la documentación , ocuparse de buscar alternativas a la demanda planteada por el cliente, ayudar con la financiación , asesorar sobre los pasos a seguir antes, durante y después del acto de compraventa,…
- Mejorar la atención: muchas personas se quejan de que para el nivel de inversión que afrontan con la compra de una casa, no reciben la atención ni el trato adecuado. Ser amable parece una cualidad olvidada por algunos agentes, heredada seguramente por la época de vacas gordas, en la que no era necesario esforzarse demasiado para vender.
- Investigar: informarse de lo que hacen las empresas y profesionales de éxito, dentro y fuera de nuestras fronteras, adaptar la gestión de organizaciones con buenas prácticas y mejorarlas para nuestra actividad
- Cambiar: el miedo al cambio no nos permite avanzar, nos paraliza. Es necesario hacer cambios, y más aún en periodos de crisis, porque nadie va a hacer nada por nosotros, por más que pidamos ayudas a las administraciones.
- Innovar: ser imaginativos tienes su premio; poca de las nuevas ideas saldrán adelante, pero por aquellas que funcionen, merecerá la pena el tiempo dedicado a ellas. Un profesional inmobiliario también debe arriesgar, como cualquier empresario, y lanzar al mercado productos y servicios novedosos (todavía quedan cosas por inventar). Usar las novedades tecnológicas y aplicarlas al sector inmobiliario es un buen recurso.
- Invertir: para poder vender, primero necesito invertir en la empresa, en los trabajadores, en la imagen. Reducir o quitar la publicidad no es la solución. Si queremos vender, tendremos que llamar la atención para captar a la demanda.
- Formarse: ampliar conocimientos es clave para no quedarse atrás. La formación propia y la del personal de ventas es esencial para poder esquivar la crisis. La formación da criterios para planificar, analizar y tomar decisiones oportunas. La experiencia es un grado pero no lo es todo.
- Especializarse: aunque sea en algo muy pero muy concreto, si conseguimos ser los mejores en ese ámbito, seremos reconocidos como expertos. Más vale centrarse en lo que se sabe hacer bien que querer conseguir atrapar todo lo que se mueve alrededor.- Diferenciarse: qué mejor manera de mejorar la imagen que desmarcarse del prototipo que tiene la sociedad sobre el agente inmobiliario. Optar por la gestión de un tipo concreto de propiedad, en un ámbito determinado y ofrecer ventajas distintas, son las maneras de decir a los clientes que haces las cosas de forma

1 comentario:

alexandermunky dijo...

este blog es chevere se aprende muchas kosas