Páginas vistas en total

martes, 17 de junio de 2008

CLAVES PARA NEGOCIAR CON EL COMPRADOR

Para obtener la mayor rentabilidad posible en la venta de su propiedad defina una estrategia para lograr rápidamente un acuerdo.

Un margen de maniobra en el valor de oferta, un inmueble en perfecto estado y el conocimiento de las ventajas del sector le ayudarán a hacerlo.

Para empezar organice una carpeta -una especie de catálogo- en la que incluya un documento con el precio, ventajas, argumentos, fotocopias de los papeles propios del inmueble, fotos de la fachada, interiores y alrededores y, obviamente, los datos necesarios para que lo contacten. Este 'catálogo' le causará una buena sensación a los clientes.

En cuanto al precio base de oferta, fíjelo por lo menos en un 10 por ciento por encima del precio real, con cual podrá negociar holgadamente con el comprador.

Al momento de pujar con él no se apresure a bajarlo. Primero asegúrese de que la persona con quien va hacerlo esté realmente interesada y, sobre todo, que tenga el dinero o medios necesarios para cumplir con el contrato.

Una vez ello ocurra, disminuya el valor a límite fijado por usted, nunca al que le proponga el cliente. Solo rebaje el precio en una ocasión y por ningún motivo lo repita. Sea seguro, no dude, domine la situación.

Como parte de los argumentos en la negociación, usted puede ofrecerse a realizar algunos arreglos por su cuenta. Por ejemplo, pintar el inmueble, cambiar los pisos e incluso enchapar los baños o la cocina. Es importante que con anterioridad haya cotizado el costo de estas obras y el tiempo que le llevará hacerlas.

Si su inmueble tiene parqueadero, depósito, aparatos de seguridad, u otros servicios adicionales utilícelos con la tesis de que son valores agregados que incrementan los beneficios de adquirir la propiedad.

Inmueble al día
Con el fin de dominar el negocio y proyectar, a la vez, una imagen seria y segura, es fundamental tener en regla y a mano todos los documentos de su propiedad (e incluir los que sean del caso en la carpeta de oferta):

· Copia de la escritura de la propiedad
· Certificado del registro de la propiedad.
· En lo posible, copia de los planos arquitectónicos
· Copia del reglamento de propiedad horizontal del conjunto o edificio
· Recibos de los impuestos al día

Recuerde que él se tomará un tiempo para decidirlo y recurrirá a por consejo a otras personas o instancias y, muy seguramente, uno de los aspectos que más pesará en este proceso será el del estado -'impresión'- del inmueble.

En este mismo sentido, hay que tener en cuenta que no haya vidrios rotos y que en lo posible los tapetes, baldosas, pintura y pisos estén en buen estado o, por lo menos, limpios.

Información del sector
Esgrimir ventajas como la cercanía de colegios, estaciones de metrovia, sedes bancarias, clínicas, hospitales y parques resultan muy útiles para convencer al comprador, en el caso de viviendas. En lo que respecta a oficinas, bodegas y locales comerciales los beneficios por contar con parqueaderos, vías de acceso, restaurantes, bares y hoteles son los que cuentan.

Ahora bien, conocer con exactitud el uso de la propiedad (comercial, residencial, industrial u otro) y el tratamiento que le da el plan de ordenanzas municipales al sector contribuirá en la negociación y, además, usted podrá garantizarle a su cliente que él va a poder destinar el inmueble para lo que lo está comprando.

Toda esta información puede obtenerse a través de profesionales en finca raíz, observación directa y en el boletín predial mismo de la propiedad (para ver del suelo). Tener un resumen por escrito que se anexe a la carpeta de oferta redunda en su beneficio.

Asegure el negocio

Cuando cierre el negocio pida siempre, por adelantado, unas arras (parte del pago) con el fin de darle mayor peso y compromiso a la transacción.

Es recomendable que solicite al cliente referencias personales, familiares, bancarias y comerciales, además de los datos laborales, de identificación y laborales del caso, los cuales deben verificarse rigurosamente vía telefónica o si es posible personalmente.

Tenga listos la promesa y/o el contrato de compraventa, según lo prefiera. Permita que su cliente pueda revisar el contrato antes de diligenciarlo. Luego, pídale que lo firme junto con sus codeudores (fiadores). Es aconsejable que todas las firmas se autentiquen ante notario público.

No entregue las llaves de su propiedad hasta que no le hayan cumplido con la totalidad del dinero y/o convenio establecido.

1 comentario:

Anónimo dijo...

EXCELENTE ALTERNATIVA PARA ILUSTRARNOS EN NUESTRA PROFESION